Los hoteles de la Ciudad de México comenzarán a cerrar sus puertas y podrían ser ocupados para dar atención a pacientes no graves contagiados con coronavirus (COVID-19).

En la Gaceta Oficial capitalina se publicó el acuerdo de acciones extraordinarias ante la Declaratoria de Emergencia Sanitaria por la epidemia del coronavirus COVID-19, donde se pide suspender actividades en los establecimientos no esenciales, entre los que se encuentran los servicios de hospedaje.

El escrito ordena esta suspensión inmediata, del 01 al 30 de abril de 2020, con la finalidad de mitigar la dispersión y transmisión del virus, para disminuir la carga de la enfermedad, sus complicaciones y la muerte por COVID-19 en la población de la Ciudad de México, donde hasta la noche del miércoles se reportaban 296 casos confirmados y ocho defunciones.

En ese sentido se ordena posponer las actividades de turismo y de establecimientos de hospedaje.

Al respecto, el presidente del Consejo Nacional Empresarial Turístico, Braulio Arsuaga, contó en entrevista con Radio Fórmula que la noche del miércoles fue contactado por Roberto Ortega, del equipo de Alfonso Romo, jefe de oficina de presidencia, sobre esta suspensión.

“Nos decía que si estábamos dispuestos nosotros a dar hoteles para pacientes que no quepan en los hospitales, nosotros le dijimos que sí, que por supuesto hay voluntad y ganas de convertir esos hoteles no en hospital pero sí en algún refugio”, dijo.