Enrique Zamora Díaz/Entorno Noticias

Chocamán.- Desesperada, Griselda cargó a su niña de un año y acompañada de su hermana adolescente, María Esther, se dispuso a buscar ayuda.

Desde hace más de un mes, su esposo quien trabaja en unos juegos mecánicos de Fortín no cobra completo, pues todos los eventos y ferias están suspendidas por la pandemia del Covid-19.

Con su hija en brazos, Griselda y su hermana caminaron por varias horas desde muy temprano de este jueves a un costado de la carretera federal Fortín-Huatusco sin rumbo fijo.

Tras varios kilómetros de caminata, el conductor de una camioneta las observó y les dió el “raid” hasta Chocamán.

Ahí, las hermanas decidieron empezar a pedir apoyo. De entre sus cosas, sacaron un par de cartulinas naranjas fluorescentes con la leyenda: “Ferias suspendidas, necesitamos apoyo”.

A la altura de un tope de la carretera federal, la adolescente se colocó con la pancarta para pedir dinero a los automovilistas.

Mientras tanto, su hermana se sentó a un costado de la vía con su bebé de un año en brazos, quien dormía, para descansar un poco del largo peregrinar.

“Desde que no hay ferias, mi esposo no cobra completo. Solo le pagan dos días y los demás tiene que buscar qué hacer. Pero no le dan trabajo. Ya fue a ver mecánicos, albañiles y nada”, relata con cara de angustia Griselda.

Refiere que la situación económica, al igual que en muchas familias, es preocupante, pues no hay ingresos, ni trabajo y deben de mantener a sus dos hijos, pues también tienen otro niño de dos años.

Dicha situación la llevó a salir a buscar apoyo, sin importar el riesgo. Griselda comenta que son originarios de Acayucan pero que desde hace años viven en la zona de Córdoba-Fortín, siendo en este último municipio donde viven, en el predio donde guardan los juegos mecánicos, pues no tienen casa.

El tiempo pasa y algunos automovilistas les dan una moneda. Otros se siguen de largo ignorando su petición. Griselda sabe que con lo recolectado este día, podrán comprar algo para comer ellos y sus hijos, tal vez, uno o dos días.

Por eso, piensa en regresar mañana para seguir pidiendo ayuda en la carretera, sin importar el peligro. Para ella, eso no es problema, lo que importa es tener algunas monedas para poder subsistir.

El día será largo y deberá guardar fuerzas para regresar caminando a Fortín con su bebé en brazos, acompañada de su hermana. Para ellas, el Covid-19 también «daña» de otra manera…