Sin duda el presente año resulta atípico en todas sus manifestaciones y la industria panificadora aparece como una referencia, ante el incremento en la venta del pan de muerto y su notable adelanto en la comercialización del mismo desde 3 semanas atrás.

Las expectativas establecían condiciones desfavorables ante elevado número de empresas cerradas, alza en índice de desempleo, consecuencia del confinamiento social obligado por emergencia sanitaria.

Venta del tradicional pan de muerto rebasa expectativas de quienes lo hacen y venden

En lo general, el panorama es positivo en este sector empresarial, aseguró Bichir Nahum Lajud, consejero de la Cámara Nacional de la Industria del Pan. Observamos operaciones en este momento de nivel semejante a lo que pocos años atrás conocíamos en la última semana de octubre.