Pese a que las playas de Alvarado fueron cerradas recientemente por las autoridades municipales, los bañistas continúan acudiendo a zonas como Antón Lizardo.

El líder restauranteros de la zona Miguel Ángel Gamboa, indicó que aunque autoridades colocaron anuncios e invitan a la población a no ingresar al mar para evitar riesgos por las condiciones del tiempo, los turistas disfrutan de las playas.

«Como no hay un tope de gente que pueda pasar o que esté prohibido el paso pues a la gente le vale gorro, son 9 bocacalles las que dan a la playa y no hay vigilancia y como la gente ya está fastidoada de estar encerrada pues las playas siguen teniendo afluencia turística».

Señaló que por su parte, tanto restauranteros como palaperos de Antón Lizardo, no han bajado la guardia durante esta pandemia, pese a que el semáforo epidemiológico ha cambiado de color en el estado y municipios.

Aseguró que mantienen mesas separadas, con disponibilidad para seis personas como máximo y en los restaurantes se aplican las medidas sanitarias correspondientes.