Pánuco, Ver.- Cuando las necesidades agobian a la población por la pandemia del COVID-19, lo que ha derivado en una grave situación económica, el alcalde Fernando Molina Hernández no ha cubierto el pago de dos quincenas a 186 trabajadores de confianza del Ayuntamiento.

Con el argumento baladí de “no hay dinero”, los trabajadores de confianza en su gran mayoría jefes y jefas de familia, no cuentan con los dos pagos de las funciones correspondientes al mes de febrero, enfrentando por ello una complicada situación económica.

Temerosos de represalias, y seguros de que si dan la cara serán despedidos casi de inmediato, los trabajadores omitieron sus nombres indicando que el Ayuntamiento sí cuenta con recursos porque los trabajadores sindicalizados ya tienen sus pagos.

Señalaron que están a la buena de Dios, al no estar en el sindicato no tienen el apoyo legal ni jurídico; y precisamente el alcalde no lo va a pensar dos veces en despedirlos.

Trascendiendo que en este año suman tres retrasos, sin embargo, estas últimas dos son las que más les han afectado, ya que es un mes completo el que les adeudan.

Indicaron con tristeza que varios trabajadores cuentan con privilegios y son prioridad para el gobierno, esto sin ser sindicalizados, ya que cobran siempre en tiempo y forma, dejando a la gran mayoría hasta el final. Reiteraron que hay consentidos, y a ellos no se les retrasan los pagos.

Esa situación refleja por enésima ocasión el nivel de desorganización que ha caracterizado a este gobierno en diversos rubros; lo más lamentable es que en plena crisis de limitaciones económicos por la pandemia, el presidente municipal incurra en tan terrible nivel de insensibilidad y no hay tienda de inmediato esta situación que es triste y lamentable.