Vendedores de palmas para el Domingo de Ramos se han visto severamente impactados por la pandemia, este año disminuyó drasticamente el número de personas que acuden al municipio de Veracruz a comercializar este tipo de productos  al exterior de la Iglesia del Cristo.

Lo anterior fue confirmado por la vendedora Marta Jiménez Contreras, quien desde hace muchos años acude a Veracruz previo a las fechas de Semana Santa.

«Por la situación en la que nos encontramos del COVID que estuvo todo esto, pues el año pasado no pudimos venir porque ya ve que no dieron permiso, entonces muchos palmeros toda su inversión el año pasado se echó a perder, las cosechas se echaron a perder, entonces hay muy poca palma por el momento».

Precisó que este año solo vinieron cuatro palmeros, cuando en otros años llegaban a Veracruz entre 50 y 60,  vienen de Puebla, Tlaxcala y la Ciudad de México.

Al momento, reportan bajas ventas, esperan que a partir de mañana viernes empiecen a repuntar.

T