Con el cambio del semáforo epidemiológico de COVID-19, en la ciudad de Veracruz a amarillo de riego medio a partir de este lunes 26 de abril, la afluencia será más nutrida pero continúan las normas de higiene, dijo el obispo de Veracruz, Carlos Briseño Arch.

Comentó que aunque la capacidad aumentó a un 75 por ciento se mantiene la capacidad de la catedral al 50 por ciento con el semáforo amarillo.

“La capacidad creo que se está en un 75 por ciento, pero entra normalmente el 50, está entrando el 50 más o menos”.

Indicó que aunque ahora puede entrar más gente al templo, las medidas continúan, incluso las mismas personas guardan su sana distancia.

“Ya la afluencia está un poquito más nutrida, pero seguimos guardando las medidas de higiene y la distancia y todo, las mismas personas están guardando sana distancia, todas las medidas se siguen guardando aunque ahora ya puede entrar un poquito más de gente”.

Añadió que no hay problema mientras todas las personas se cuiden y mantengan las medidas de higiene necesarias.