El Poder Judicial pagó a 45 empleados salarios que rebasan el tabulador autorizado para sueldos y salarios, que van de los 3 mil hasta los 9 mil pesos.

En la revisión realizada por la auditoría, la nómina mensual de estos empleados debería ser de 467 mil pesos, pero aumenta hasta 606 mil pesos más por el pago en exceso fuera del tabulador oficial. En total el Poder Judicial pagó 1.6 millones de pesos más cada año por estos sobresalarios.

Por ejemplo, el auxiliar de la unidad de transparencia cobró salario mensual por 19 mil 975 pesos cuando el tabular señalaba salarios por 9,996 pesos. Es decir, cobró casi 9 mil pesos más.

Un juez de enjuiciamiento ganó un salario mensual de 18 mil 775 pesos, mientras que según el tabulador debería ganar 13 mil 659 pesos, una diferencia de 5 mil 115.66 pesos.

Otro caso es el del secretario de estado y cuenta con puesto de Secretario B, cuyo sueldo es de 18 mil 775 pesos, aunque el tabulador marca una saldo de 10 mil 775 pesos, una diferencia de 8 mil 517.75 pesos.

Adjudicaciones directas y fallas en las obras

El órgano fiscalizador también detectó que el Poder Judicial realizó adjudicaciones directas cuyo monto supera el límite para adjudicar de esa forma y no se realizó el procedimiento de licitación simplificada por 479 mil 602.82 pesos destinados a la realización de obras.

En el contrato COPAD/PJECJ/001/2019 para la elaboración de ingeniería básica para el proyecto de construcción de la ciudad judicial en Uxpanapa hallaron que no hubo documentación comprobatoria del gasto, por lo cual fueron observados 433 mil 388 pesos. Lo mismo en el caso del proyecto para la ciudad judicial de Nogales, que resultaron observaciones por 250 mil 111 pesos.