Un grupo de transportistas lanzaron piedras y cohetes a las instalaciones de la presidencia municipal de Altamirano, Chiapas, luego del Grito de Independencia.

Posteriormente, los quejosos irrumpieron en el edificio y robaron equipo de cómputo y artículos electrónicos.

Antes de huir del lugar,  el grupo de transportistas denominado «los Ejidatarios e Hijos del los Ejidatarios y avencidados» prendió fuego a las instalaciones de la presidencia municipal y quemaron una patrulla municipal en su totalidad.

Incluso, rompieron cristalería y el cajero automático, el único donde la ciudadanía puede disponer de efectivo de sus apoyos federales, retiro de quincenas y de quienes reciben apoyo de sus familiares que trabajan en el país en el extranjero.